21 de noviembre de 2016

Percy Jackson y el ladrón del rayo - Rick Riordan

Percy Jackson y el ladrón del rayo es la primera novela de la saga Percy Jackson y los dioses del Olimpo. En ella, conoceremos a Percy, un chico que se ve sorprendido por la noticia de que es hijo de Poseidón y, casi sin tiempo para asimilarlo, deberá acometer una peligrosa misión.

Reseña de Percy Jackson y el ladrón del rayo
Creo que no se puede ser aficionado a la literatura fantástica juvenil y no haber leído nada de Percy Jackson. Es una de esas sagas con gran éxito comercial, que han dado lugar a películas y una gran cantidad de fans.

El argumento es muy interesante. Percy es un adolescente hiperactivo y con problemas de atención, que siempre ha tenido problemas en las escualas, de modo que nunca ha durado demasiado tiempo en la misma. Hasta aquí, la típica presentación de un personaje con el que cuaquier adolescente se puede identificar. Primera regla básica de lo que se necesita para escribir un éxito comercial, cumplida con sobriedad. Quizá en este sentido, carece de un poco de originalidad.

En su escuela actual, para variar ha conseguido hacer un amigo, Grover, que lo acompañará a los largo de toda la historia. La cual comienza con un extraño suceso en un museo, tras el que Percy descubrirá que es hijo, nada menos que, de Poseidón.

Puesto que este es el primer libro de una saga, cuenta con las típicas presentaciones. Conoceremos a los personajes principales, el lugar de entrenamiento donde Percy se irá ganando un lugar, los villanos, es decir, todo lo que requiere una buena historia.

La narración es muy sencilla, estamos ante un libro orientado a un público joven y para los adultos creo que se queda un poco cojo. Sin embargo, la historia es verdaderamente entretenida y tiene un ritmo alto en el que no paran de suceder cosas.

No estamos ante una obra maestra, pero sí ante un libro que puede gustar y mucho a un adolescente, que no sea muy exigente con la profundidad de la historia. En mi opinión muy recomendable para alguien que no lea mucho, o si se es buen lector, para un niño que puede ser algo más joven que el propio protagonista (12 años), es decir 10-11 años.

El autor utiliza los mitos griegos para ir desarrollando los problemas que deberá afrontar el protagonista, así que en este sentido puede que el lector llegue a aprender algo. Pero lo hará de una forma un tanto plana y superficial.

Para que nos entendamos si El Hobbit y Harry Potter son un sobresaliente, esta historia es un aprobado alto o un notable.

Puedes encontrar el libro aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada