5 de enero de 2017

Reseña de Percy Jackson y el Mar de los monstruos - Rick Riordan

Percy Jackson y el Marc de los monstruos es la segunda novela de la saga de literatura fantástica de Rick Riordan.

Reseña de Percy Jackson y el mar de los monstruos
Estamos ante el segundo volúmen de la saga de Percy Jackson y los dioses del Olimpo. En ella, Percy ha vuelto a cambiar de colegio con la esperanza de no ser expulsado por enésima vez. Como era de esperar, las cosas no salen como a él le hubiera gustado y pronto se ve envuelto en una nueva aventura.

Cuando Percy vuelve al Campamento Mestizo, lugar en el que se entrenan los héroes, descubre que algo no va bien. Parece que las defensas del campamento se están debilitando, debido a un ataque desconocido.

Por supuesto, Percy tendrá que emprender una aventura para tratar de salvar la situación. Anabeth seguirá siendo su mejor compañera, aunque conoceremos algunos nuevos personajes como Tyson, un jóven cíclope que sufre la mala fama de los de su especie.

Esta novela tiene el mismo atractivo que la primera. Una narración rápida, en la que los acontecimientos no se hacen esperar. La verdad es que en mi opinión los problemas se resuelven de una forma demasiado rápida y simple, de modo que la historia pierde algo de bagaje.

Lo mismo ocurre con algunos personajes. Está bien que es un libro para niños y, por tanto, es de esperar que los malos sean algo más tontos que los buenos, pero en algunos casos la estupidez de los malos es tal que no hay que hacer mucho más que dejarles interactuar con el medio para vencerlos. En ello destaca Clarisse, hija de Ares, que aunque no es exactamente la antagonista de la historia, tiene una cabeza de chorlito que llega a ser ofensiva.

Es un libro para niños, muy disfrutable, pero que sigue sin engancharme o convencerme como sí lo han hecho otras historias destinadas a este mismo público. Si de lo que se trata es de regalarles un buen rato leyendo un libro sencillo y entretenido, este es un buen ejemplar. Si quieres que haya algo de espacio a la reflexión, tendrás que buscar otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada